Meditación Guiada y Reiki en Zona Norte


Meditaciones Guiadas

Eje
Calma
Centro
Volver a mí
Reencontrar el amor, la paz, el deseo, el disfrute
soltar, aprender, transformar

Una terapéutica antigua en tiempos actuales.
Prácticas individuales de una hora y media, cada 15 días.
Filosofías ancestrales + Práctica corporal + un espacio de Relajación
activando la creatividad de cada persona.

En Ingeniero Maschwitz, a pocos metros de Patricios y El Dorado.
Consultas: 0348 4420109 y (011) 156 126 8087

La Técnica

Esta es una técnica nueva que combina, en principio, el registro corporal con el registro del lenguaje singular, de cada persona. Generalmente palabra y cuerpo se encuentran bastante diferenciados, sólo en el arte parecería haber indicios de unión. Así, por ejemplo, para el psicoanálisis la manera de tocar el cuerpo es a través de la palabra únicamente, sin trabajar desde el cuerpo físico. Para cualquier terapéutica corporal (yoga, chi kun, eutonía, etc.) el camino hacia la salud constituye una serie de ejercicios que comunican al practicante consigo mismo, sin una vuelta al registro de su discurso singular. Por otro lado la hipnosis trabaja modificando el estado corporal a través de la palabra, junto a técnicas específicas, con el objetivo de acceder a niveles inconcientes del sujeto, manteniéndose en lo discursivo.
La particularidad de la meditación consiste en la conexión de la persona con su propia respiración, a partir de allí hay cientos de técnicas. Las meditaciones guiadas, específicamente, actúan sobre el cuerpo a través de la palabra usando visualizaciones e indicadores. En este caso se deja de lado al sujeto con su historia particular. Las palabras e imágenes son genéricas, comunes a todos.
Hasta ahora hablé a grandes rasgos de diferentes metodologías de trabajo. Comprendo que ninguna de ellas se agota con lo dicho. De hecho considero recomendable el tránsito por esos distintos espacios porque tanto la experiencia como el conocimiento hallados son muy ricos. Al ser la Construcción del Relato Corporal un modo de trabajo nuevo este recorrido por lo que no es ayuda a comprender su gesta.
En la práctica, al comenzar la sesión, trabajamos con la palabra del paciente/practicante para empezar a reconocer el registro discursivo y las imágenes que constituyen/habitan su cuerpo. Luego sigue una meditación guiada por ese universo singular de las palabras e imágenes propias, organizadas de tal manera que distiendan, calmen y sean placenteras. Lo que ocurre generalmente luego de cada meditación es que surgen nuevas imágenes o una idea o sensación en particular. Es decir, de la multiplicidad de inquietudes que trae la persona cuando llega a la sesión queda una sola clara y calma. Entonces la próxima meditación estará organizada sobre el eje de ese material hallado. De esta manera se van desprendiendo capas y estereotipos que hacen cada vez más precisa y saludable la tarea.
Al mismo tiempo dentro de cada meditación hay una serie de indicadores vacíos que son completados con la experiencia de cada persona. Como resultado se abre el registro perceptivo de zonas del cuerpo que hasta ese momento no aparecían en el discurso.
El reiki se incluye en esta estructura como un marco, una contención. Consiste en el pasaje de energía a través de las manos sin tocar a la persona. De mi experiencia nunca deja de sorprenderme la comunicación interpersonal no-verbal que se genera. Es beneficioso para seguir el proceso meditativo y los tiempos particulares de cada paciente/practicante, además de sus ventajas terapéuticas.
Finalmente, pero en la base constitutiva de esta propuesta, mi postura ética. El saber sobre sí mismo lo tiene el paciente y no el terapeuta. Creo que esta idea debería reflejarse en todas las esferas de la salud, incluso en la medicina alopática. El médico es un instrumento, alguien con un acervo de conocimientos limitado que le devuelve a la persona una respuesta a su problema/pregunta. El paciente, en tanto pregunta, en tanto cuerpo/sujeto interrogante, es ilimitado, infinito. Me parece que en la actualidad la relación de poder médico-paciente se pone en juego de tal manera que éste último termina sintiéndose indefenso frente a los avatares de su cuerpo, sí mismo. Es necesario conmover ciertos parámetros de lo establecido para recuperar una libertad de acción velada.
Por otro lado creo que no se puede entender a una persona desde una sola perspectiva, sino desde su conjunto e interrelación. Comprende lo biológico, lo espiritual, lo intelectual, lo ya vivido, lo que aún no ha sido, su espacio geográfico, sus vínculos, lo sensorial, lo climático, lo hereditario, lo adquirido, lo olvidado, lo físico, lo emocional, etcétera, etcétera, etcétera. Vivimos en una cultura que divide rígidamente las distintas esferas e incluso las valoriza de diferente manera. A veces las divisiones son demasiado rígidas, también a veces hay rimbombantes valorizaciones o nefastas desvalorizaciones. Salud quiere decir tender al equilibrio, a la armonía. Me gusta creer que es una búsqueda activa y constante, también pequeña e imperceptible, como esas cosas que uno hace todo el tiempo, como respirar.

Recorrido - Estudios


Expresión Corporal con Viviana Bustamante
Entrenamiento Corporal Expresivo con Bernardo Kehoe
Danza Butoh con Quio Binetti
Reiki con Marcela Beatriz Otálora
Reiki con Marta Elena Romero
Meditación y Sanación con Sandra Dreyfuss
Poesía y Literatura con Margarita Roncarolo
Narrativa con Alberto Laiseca
Historia del Arte en la UBA
Medicina Tradicional China en la Fundación de Naturoterapias
Chi Kung en el Instituto de la Medicina Tradicional China

Federico García Lorca


“Un traje abandonado pesa tanto en los hombros
que muchas veces el cielo los agrupa en ásperas manadas.”

David Le Breton

“Sin el cuerpo, que proporciona un rostro, el hombre no existiría. Vivir consiste en reducir continuamente el mundo al cuerpo, a través de lo simbólico que éste encarna. La existencia del hombre es corporal.”

Antonin Artaud

“Tengo en cuerpo exactamente el rostro de mi alma.”

David Le Breton

“Así como el bosque es evidente a primera vista, pero existe un bosque para el hindú, otro para el leñador, otro para el buscador de oro, un bosque para el militar, para el turista, un bosque para el herborista, para el ornitólogo, otro para el niño, para el adulto, el mismo bosque es otro para el fugitivo y otro para el viajero… del mismo modo, el cuerpo sólo cobra sentido con la mirada cultural del hombre.”

Eduardo Del Estal

“La función de la belleza no es seducir, armonizar u ordenar sino hacer posible la vida ocultando lo pavoroso; lograr convertir el abismo en un lugar habitable.”

Martín Heidegger

“La palabra no es tan solo un instrumento que, entre muchos otros y cual uno de ellos, posea el Hombre; la Palabra proporciona al Hombre la primera y capital garantía de poder mantenerse firme ante el público de los entes. Únicamente donde halla Palabra habrá Mundo, esto es: un ámbito, con radio variable, de decisiones y realizaciones, de actos y responsabilidades, y aún de arbitrariedades, alborotos, caídas y extravíos. Solamente donde haya mundo, habrá historia. La palabra es un bien, en el sentido de primogénito de los bienes: lo cual significa que la Palabra responde por, o que asegura que el hombre pueda tener historia y ser histórico. No es la Palabra uno de esos instrumentos que están siempre al alcance de la mano; la Palabra es todo un acontecimiento histórico: el que dispone de la suprema posibilidad de que el hombre sea.”
[…]
“La realidad de verdad del hombre es, en su fondo, poética. Por poesía estamos ahora, con todo, entendiendo ese nombrar fundador de Dioses y fundador también de la esencia de las cosas. Morar poéticamente significa, por otra parte, plantarse en presencia de los dioses y hacer de pararrayos a la esencial inminencia de las cosas. Poética es, en su fondo, nuestra realidad de verdad; lo cual viene a decir: que estar fundada y fundamentada no es mérito suyo; es un don.”


Antonin Artaud

“Lo que soy, yo, la voluntad de abismo sin fin que es el individuo, su cuerpo.”

Giorgio Agamben

“IDEA DE LA FELICIDAD

En cada vida hay algo que queda sin ser vivido, al igual que en cada palabra hay algo que permanece inexpresado. El carácter es la oscura potencia que se erige en guardián de esta vida no saboreada: tercamente vigila aquello que nunca ha sido y, sin que tú lo quieras, marca sobre tu rostro una huella. Por ello el niño recién nacido da la sensación de que se parece ya al adulto: en realidad no existe nada igual entre los dos rostros, a no ser aquello que tanto en el segundo como en el primero no ha sido vivido.
La comedia del carácter: en el momento en que la muerte arranca de sus manos aquellos que éstas tenazmente esconden, estrecha sólo una máscara. Es entonces cuando el carácter desaparece: en el rostro del muerto ya no hay huella de lo que no ha sido vivido, las arrugas cavadas por el carácter se distienden. De este modo, la muerte resulta burlada: ella no tiene ojos ni manos para el tesoro de carácter. Esto –lo nunca sido- es captado por la idea de felicidad. Ésta es el bien que la humanidad recibe de manos del carácter.”

David Le Breton

“Nada es más misterioso, para el hombre, que el espesor de su propio cuerpo.”

John Berger

“Muy pocas historias se narran con el fin de idealizar o condenar; más bien demuestran que la gama de lo posible siempre resulta un poco sorprendente.”

Alessandro Baricco

“Baño de ola, lo llamaban los médicos. Había incluso un artefacto, en serio, una especia de litera patentada para entrar en el mar, servía para las damas, obviamente, señoras y señoritas, para protegerlas de miradas indiscretas. Ellas subían a la litera, cerrada en sus cuatro lados por cortinas de colores tenues –colores que no chillaran, digamos- y luego las llevaban al mar, unos metros adentro, y allí, con la litera a nivel del agua, ellas bajaban y tomaban su baño, como un medicamento, casi invisibles detrás de sus cortinas, cortinas al viento, literas como tabernáculos flotantes, cortinas como paramentos de una ceremonia inexplicablemente perdida en el agua, un espectáculo, viéndolo desde la playa. El baño de ola.
Solamente la ciencia puede ciertas cosas, esta es la verdad. Barrer siglos de asco e inventar aquel idilio que poco a poco se propaga por todas las playas del mundo.”

I CHING. El Libro de las Mutaciones

“El tiempo no constituye un obstáculo, sino el medio para la realización de lo posible.”